Argentina must protect its natural capital to reduce its credit risk, say the London School of Economics and Political Science and Planet Tracker (In Spanish)

Argentina debe proteger su capital natural para reducir su riesgo crediticio, dicen la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres y Planet Tracker

Informe colaborativo calcula la exposición fiscal de Argentina al cambio climático y las políticas de cero-deforestación

Londres, 5. febrero 2020: El 44% de los bonos soberanos de Argentina se verán expuestos a las expectaciones medioambientales en cuanto a la gestión de sus reservas de recursos naturales (conocidas como “capital natural”) después del año 2030, dice un informe publicado hoy por el Instituto Grantham de Investigación sobre Cambio Climático y Medio Ambiente de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres (LSE por sus siglas en inglés) y el “think tank” financiero Planet Tracker.

El informe identifica a Argentina y Brasil como los países del G20 más dependientes del capital natural para sus exportaciones y presenta un marco a participantes del mercado para facilitar la integración del valor del capital natural en la emisión, análisis y gestión de bonos soberanos. Se subraya la medida en que la deuda soberana y el PIB de Argentina y dependen de la agricultura y el comercio soft-commodities (productos agrícolas, forestales y pesqueros tales como la soja y carne) además del impacto fiscal de los cambios anticipados a políticas anti-deforestaciones. Según al informe, el 28 por ciento de los bonos soberanos de Argentina se verán expuestos a un anticipado endurecimiento de las políticas sobre clima y deforestación en la década que comienza en 2020, aumentando al 44 por ciento en la década que inicia en 2030.

De hecho, la deuda soberana de Argentina queda expuesta a estos riesgos en particular, con el rendimiento a la madurez para un bono a 10 años al 54% – lo que es el mayor entre toda la deuda de G20. La necesidad crítica de Argentina de ingresos continuos de divisas extranjeras significa es crucial que su mercado de exportaciones, de que el 60% depende de la agricultura, mantiene fuerte. Pero si no se mejoren las prácticas de producción y política, un cambio mundial hacia la cero-deforestación podría ponerse en riesgo el 4,8 por ciento solo de sus exportaciones de soja – equivalente a una pérdida estimada de US$1,7 millardos de los ingresos del gobierno.

Nick Robins, co-fundador de Planet Tracker y Profesor en Práctica de Finanzas Sostenibles en el Grantham Research Institute de la LSE, dijo que: “Inversores se integran los factores sostenibles en la gestión de los bonos soberanos cada vez más. Pero actualmente el mercado ignora o incorrectamente valora la dependencia fundamental de los bonos soberanos del capital natural, acumulando de este modo inestabilidades para el futuro. Creemos que Argentina tiene una oportunidad estratégica en mejorar su gestión del capital natural como una forma de fortalecer sus bonos soberanos a largo plazo.”

Cambio climático y deforestación significativo ya han afectado al sector de soft-commodities de Argentina. Todas juntas, las sequías en 2009, 2011-12 y 2017-18, han causado perdidos estimados de US$ 11,9 millardos (no se incluye perdidos relacionados a la cadena de suministro). Inundaciones en 2017 no solo destruyeron 1,2 millones de hectáreas de tierra vinculada al ganado y la soja, sino también costaron US$1,7 millardos a la economía, un valor equivalente a 0,25 por ciento del PIB.

Más reciente, la inundación en el Chaco Seco durante la primera parte del año 2019 causó una reducción en el PIB de US$2 millardos. Dado que la región ha sido el sitio de aproximadamente 80 por ciento de la deforestación del país, además del 23 por ciento de la producción nacional de soja y el 13% del ganado desde 2008, el país ya tiene un incentivo financiero para desvincular su producción de soft-commodities de su pérdida de capital natural.

Delfina Lopez Freijido, Jefa de Departamento de Finanzas Sustentables, Banco de la Nación Argentina, dijo que: “Desde la perspectiva climática, el sector agrícola de Argentina representa el quid de la cuestión, contribuyendo a escala a las emisiones de gases de efecto invernadero y aguantando vulnerabilidad significativa al cambio climático. Explorando los frentes diversos del lazo entre capital natural y deuda soberana en el contexto de soft-commodities representa un paso adelante en conectar los puntos de vista macroeconómicos y microeconómicos que, a menudo, se pierden en las discusiones de los líderes, mientras tanto abordando parte de la última frontera de la agenda sostenibilidad: el comercio internacional.”

Se enfoca el informe en cinco acciones que el país debería adoptar para fortalecer las fundaciones del capital natural de su deuda soberana:

  1. Iniciar la aplicación de sus políticas de cero-deforestación en cuanto a la producción agrícola;
  2. Impulsar incrementos del rendimiento a través la intensificación sostenible para ayudar a los granjeros en producir más soft-commodities en la misma área de tierra;
  3. Identificar áreas no boscosas y adecuadas para le agricultura y estimular la expansión requerida;
  4. Regenerar cubierta forestal;
  5. Mejorar el reparto de finanzas públicas, por ejemplo, a través le emisión de bonos soberanos verdes que financien la inversión en la regeneración de capital natural.

Argentina ha asumido compromisos importantes en cuanto a la finanza sostenible, por ejemplo, con su afiliación a la Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática, además de la Plataforma Internacional de Finanzas Sostenibles.

Los autores del informe resumen sus recomendaciones a los gobiernos, inversores y agencias de calificación crediticia en dos opciones: La primera opción es un escenario de ‘Vía Alta’, donde los países como Argentina activamente protegen y fortalecen los beneficios que el capital natural proporciona a sus economías. Esto reforzará el valor de sus bonos soberanos a largo plazo, proporcionando resiliencia ante los impactos físicos del cambio climático, así como ante los cambios disruptivos en política y preferencias del mercado. Tal transición asegurará un acceso a la financiación a largo plazo que estos países requieren para alcanzar sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La segunda opción es un escenario ‘Vía Baja’, donde una continuidad en las prácticas actuales socavará los flujos de los servicios ecosistémicos, incrementará la vulnerabilidad ante los desastres naturales e intensificará los riesgos de mercado. Para los bonos soberanos, la cristalización de estos riesgos puede suponer un mayor costo de deuda, un deterioro en la calidad de los créditos y una reducción del acceso a la financiación.

Lee el informe, “La transición soberana hacia la sostenibilidad: comprendiendo la dependencia entre deuda soberana y naturaleza” aquí.

FIN

Contactos de prensa
Niamh Brannigan
n.brannigan@lse.ac.uk
M: +44 (0) 7933997989

 

Información para periodistas

Sobre El Instituto Grantham de Investigación sobre Cambio Climático y Medio Ambiente (Grantham Research Institute on Climate Change and the Environment)
Fundado en 2008 en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres (London School of Economics and Political Science), el Instituto agrupa expertos internacionales en economía, finanzas, geografía, medio ambiente, desarrollo internacional y economía política con el objetivo de establecer un centro líder a nivel mundial en investigación, enseñanza y formación en cambio climático y medio ambiente con relevancia para políticas públicas. Está financiado por la Fundación Grantham para la Protección del Medio Ambiente. www.lse.ac.uk/grantham/

 

Sobre Planet Tracker

Planet Tracker es unthink tank” (centro de pensamiento, reflexión e investigación) sin ánimo de lucro que busca alinear los mercados de capital con los límites planetarios. Fue puesto en marcha 2018 por el Grupo de Observación de Inversionistas (Investor Watch Group) cuyos fundadores, Mark Campanale y Nick Robins, lanzaron la Iniciativa Carbon Tracker. Planet tracker se creó con el objetivo de investigar las fallas de mercado relacionadas con los límites ecológicos. Esta investigación es para la comunidad inversora, para la cual, en contraste con el cambio climático, otros límites ecológicos son escasamente conocidos y comunicados, y no están alineados con el capital inversor. https://planet-tracker.org/